lunes, 8 de abril de 2013

Cenicienta... La princesa de Dariella


El día que le llevé la tarta de Rapunzel a Lía, Dariella me dio inmediatamente una hoja de uno de sus libros de colorear y me dijo: Ale, para mi cumpleaños yo quiero a la Cenicienta; aquí está. 
Ante tal pedido, no tuve otra opción que derretirme y agradecer que ésta jovencita me hiciera este encargo con  tanta antelación, para poder planificar muy bien la tarta.


Y aunque fue una tarta muy sencilla, la hice con todo el cariño del mundo. El sabor de la tarta lo escogió Dariella: con fresas. Así que hice una fresísima, jajaja, el bizcocho, un buttermilk de vainilla calado con almíbar de fresas y de relleno fresas y buttercream de fresas.


Este bizcocho de vainilla con buttermilk es el que casi siempre uso, y no soy su única fan, casi todos los blogs y foros de repostería que he leído han llegado a él gracias a Lara de Tartacadabra. Entonces decidí consultarle si podía publicar alguna de sus maravillosas recetas, porque claro, después que alguien se ha tomado el trabajo de traducir y adaptar la receta lo mínimo que podemos hacer es preguntarle, ella, encantadora como es, me dijo que desde luego, alguna que otra podía publicar y que esto le halagaría mucho. Así que tomándole la palabra, les propongo el delicioso y archiconocido bizcocho buttermilk de vainilla, que después de todas las recetas que he probado, es el primero en mi lista de favoritos.
De todas formas, en este enlace pueden ver la receta explicada por ella.

Bizcocho de Vainilla (Buttermilk)
250 grs de harina*
1 1/2 cucharadita de levadura*
1/2 cucharadita de bicarbonato*
1/4 cucharadita de sal*
200 ml. de buttermilk**
1 cucharadita de vainilla
125 grs. de mantequilla
200 grs. de azúcar
3 huevos L

* Los ingredientes secos los tamizamos juntos, hasta tres veces, esto es fundamental para que el bizcocho quede esponjocito.

** El buttermilk lo preparamos con 240 ml. de leche y 1 cuacharada de zumo de limón. Lo dejamos reposar 10 minutos, lo removemos, y ya está. Ahora apartamos  los 200 ml que pide la receta y le agregamos la vainilla.

Precalentamos el horno a 180º. El mío tiene ventilador, así que lo pongo a 170º

  • Batimos la mantequilla con el azúcar hasta que se vea esponjoso.
  • Agregamos los huevos, uno por uno, y batimos muy bien. Antes de verterlo en la mezcla, yo lo bato un poquito.
  • Ahora agregamos la harina en tres partes, alternándolo con dos de buttermilk. Es decir, harina-buttermilk-harina-buttermilk-harina. Tenemos que empezar y terminar con la harina.

Aquí mezclamos a baja potencia hasta que estén todos los ingredientes bien mezclados; hay que tener cuidado con no batir más de la cuenta porque si no el bizcocho se nos agrieta.

Vertemos en dos moldes de 20 cm, los colocamos en la rejilla en el centro del horno y horneamos por 30 minutos, a partir de los 20 ó 25 minutos (antes de este tiempo no debemos abrir el horno, NUNCA, que luego se nos hunde) y verificamos con un palillo de brocheta. El bizcocho estará listo cuando salga limpio.


Lo sacamos del horno y a los 10 minutos lo desmoldamos. Antes lo dejaba enfriar para meterlo en la nevera., pero ahora lo envuelvo en papel film inmediatamente después de desmoldarlo y al frigo, sin anestesia ni tiempos de espera. Con esto conseguiremos un bizcocho más jugoso porque todo el vapor que emana se queda dentro. Este truquis lo aprendí de Megasilvita, una auténtica artista de la repostería creativa.

Para el relleno, hice un buttercrem de fresas. Como siempre, utilicé mi buttercream básico y le agregué mermelada de fresas tamizada.

Para esta tarta utilicé las fresas en almíbar del Ahorra Más, bañé el bizcocho con este almíbar, corté las fresas en rodajitas y las coloqué encima del bizcocho, luego le puse el buttercream, que fue el mismo que utilicé como "pegamento" para el fondant. Y ya está, a decorar!!!


A Dariella le encantó su Cenicienta, aunque jugando con ella tuvo un accidente y la pobre perdió las manos, aún así, la conserva con mucho cariño y aguarda felíz a que vengan más princesas a hacerle compañía.


Aquí están uno de sus hijos, sus nietas y nuestras hijas... A ver cuando salgo yo en una foto!!!
Por cierto, Lía no desaprovechó la oportunidad de hacerme el encargo para su siguiente cumpleaños: la princesa Bella, pero no como Rapunzel (que fue hecha con la técnica puzzle) sino como la Cenicienta para ella poder guardarla... jajaja... Yo adoro a estas niñas, Grade tiene la suerte de tener unas nietas adorables, y yo la fortuna de compartirlas con él como la felíz abuelastra (a propósito de la Cenicienta), aunque yo soy  la madrastra-abuelastra buena de este cuento.

Besitos





2 comentarios:

  1. Qué tarta tan preciosa!! Ya me tienes de seguidora.
    Besos
    http://demimami-personalcakes.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  2. Bienvenida :):) Muchas gracias... Ahora mismo me paso a visitarte.

    Besitos.

    ResponderEliminar

Tus comentarios alimentan el blog y mi ilusión, así que anímate a contarme tu opinión.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...